Nuestra comunidad

Durián vivaz

Creo que lo tengo. Saco el arco del vigilante, la sombra de la torre se acerca a la plataforma, apunto a la bola brillante del cielo y ¡¡zas!!. ¡¡Brrrrrrrum!! Por fin he desbloqueado la prueba heroica, sí señor. Me ha costado bastante, después de gastarme medio arsenal de flechas disparando a la plataforma desde la torre (al revés de lo que había que hacer) desistí por el momento y seguí hacia la guarida de los ladrones.

No me fiaba ni un pelo de los del clan Yiga, y menos en ese camino bajo el desfiladero, así que decidí recorrerlo por arriba. Pero saben esconderse bien y al final tuve que pasar por la boca del lobo. Una vez dentro descubrí que la seguridad es cosa seria para el clan, y también que adoran los plátanos. Pero no son los únicos que se meriendan un plátano todos los días, por eso me apoderé de prácticamente todos los que encontré y pasé a través de ellos con la ayuda del módulo paralizador, jejeje.

 

Una vez recuperado el casco de manos del maestro Kogg (en paz descanse el pobre), volví a la ciudadela Gerudo cuanto antes, pero no vi más generales del clan… Quizá se hayan mudado a otra base secreta.

De vuelta en el desierto, con la ayuda de Riju, conseguí meterme en la bestia divina. Vah Naboris es impresionante, mas grande incluso que Ruta creo yo. Debió de serle difícil a Urbosa aprender a manejarla, para mí desde luego ha sido la bestia más difícil de explorar y recuperar. Respecto a la Ira del Rayo de Ganon… es un monstruo horrible y escurridizo. Es una lástima que Urbosa cayese ante un ser así, pero he de reconocer que hasta a mí me pilló dormido en los laureles…

Por suerte, Vah Naboris ya está apuntando al castillo lista para atacar y, a pesar de que he vuelto a escuchar la voz de Zelda, no puedo dejar de lado los problemas de la gente de la ciudadela.

 

Mira por donde, he tenido que volver al fósil de ballena del desierto. Byrta no solo tiene habilidad para escaparse de las celdas, sino para meterse en líos también. Menos mal que siempre tengo algún durián vivaz en la alforja…  Mi siguiente tarea será desvelar el misterio de la octava heroína. Cómo ansío esas botas del desierto, es muy difícil caminar por la irregular arena y tardo mogollón en recorrerlo. El problema es que no tengo apenas pistas sobre el tema, si mi exploración de la cordillera Gerudo no da frutos, volveré a la ciudadela a investigar más.

Compártelo: