SUICIDE GUY – ANÁLISIS

¿Quién dice que no hay que morir en los videojuegos?

Nuestra comunidad

SUICIDE GUY

Se está tan cómodo en el sofá por la tarde…

Cuando juegas un videojuego lo normal es no morir. Usualmente morir lleva a una pantalla de Game Over, y te toca empezar de nuevo, dejándote esa sensación amarga de que no has sido lo suficientemente hábil.

No es así en Suicide Guy.

Como su propio nombre indica, el juego trata sobre el suicidio. Concretamente, el tuyo.
Nos encontramos en una situación en la que el protagonista se ha quedado dormido en el sofá. La cerveza se le ha escapado de la mano, y pronto ocurrirá la desgracia: botella rota, líquido desparramado por el suelo. Por suerte, en sus sueños, nuestro ¿héroe? se ha dado cuenta de lo que ocurre. Como está en un sueño, todo ocurre más rápido que en el exterior y, al más puro estilo Origen, tendremos que entrar en otros sueños para intentar despertarnos cuanto antes. En los sueños no puedes morir, así que harás todo lo posible para que eso pase. Sencillo, ¿no?

A lo largo de diversos sueños nos veremos las caras con puzzles variopintos, algunos en el espacio, otros en antiguas ruinas, otros en granjas… que, al resolverlos, nos permitirán morir y así superar la fase. El apartado artístico del juego es muy bueno, con unos diseños bonitos y adecuados, una paleta de colores que encaja perfectamente con el estilo, y música que acompaña a la situación si queremos. Un detalle muy curioso y que me ha gustado mucho es que la música es parte del escenario, proviniendo de una radio que, si queremos, podemos apagar o mover de lugar. El juego está lleno de guiños a películas y libros muy conocidos, e incluso a algún videojuego que nos sonará a todos.

Suicide Guy sueña con películas y libros conocidos

Los puzzles tienen un diseño cuya calidad varía de una fase a otra, encontrando algunas muy grandes y con muchas cosas que hacer y pensar, y otras muy sencillas, aunque por lo general todas las ideas son muy originales y divertidas.

Sin embargo, y a pesar de que la idea es magnífica, el apartado técnico puede estropear la experiencia. La jugabilidad es mala: el personaje se mueve torpe, los saltos son horribles y las plataformas no son fácilmente accesibles. Las animaciones son cutres, y los objetos son genéricos. Hay errores en los efectos por todos lados (la niebla desaparece y aparece de manera aleatoria, los efectos de iluminación fallan), y podemos encontrarnos con bugs que arruinen la partida, como bloques de que desaparecen, o quedarte bloqueado en algún sitio de la pantalla donde no deberías estar. Hay alguna fase que me resultó muy frustrante a pesar de que sabía qué tenía que hacer y, lo que es peor, lo estaba haciendo correctamente. Simplemente el juego no está pulido y tiene fallos. Además, en el modo portátil de la Switch el rendimiento cae y no se juega bien.

No debería estar aquí. Pero ya no puedo salir… Reiniciar nivel

La duración no es muy larga, a pesar de tener bastantes pantallas. Hay un coleccionable en cada fase, pero tan fácil de encontrar que no aporta nada al tiempo de juego.

CONCLUSIÓN

Suicide Guy es un juego que podría haber sido mucho más de lo que es por culpa de su apartado técnico. La base está ahí, las ideas son buenas, y el desarrollo del juego te grita a la cara que tiene potencial. Pero los problemas en la jugabilidad y los bugs rompen la experiencia. Tengo ganas de ver una posible secuela que carezca de estos errores, porque sería un gran juego.

Puedes comprar Suicide Guy por 7,99€ en la Nintendo eShop

Puntos a favor

  • El diseño artístico
  • Ideas originales y buenos puzzles
  • La integración de la música como elemento del mapa me parece una idea genial

Puntos en contra

  • El terrible apartado técnico
  • Tiene bugs variados
  • Corta duración
Satisfacción (Personal)
Aceptable
Satisfacción (Como juego)
Media

SATURDAY MORNING RPG – ANÁLISIS

Acompaña a Marty para desbaratar los malvados planes del Comandante HOOD en este RPG lleno de amor por los 80

Nuestra comunidad

SATURDAY MORNING RPG

La pantalla de inicio ya nos da pistas sobre el tipo de juego que nos vamos a encontrar

La historia de Saturday Morning RPG es la de un joven de instituto que obtiene los místicos poderes de un cuaderno lleno de… pegatinas.

Así es. Como un adolescente podrás decorar tu carpeta con pegatinas, que te darán poderes diversos, e incluso cambiar la portada para obtener otros beneficios. Todo ello para poder desbaratar los malvados planes de los HOOD (que, probablemente de manera intencional, se parecen muchísimo al Comando Cobra de G.I.Joe), y salvar el instituto, la ciudad, y al mundo.

El cuaderno nos sirve de menú

En tono jocoso y siendo una especie de homenaje a los años 80, acompañaremos a Marty durante 5 episodios (en VHS, para más detalle de época). Una mezcla de Power Rangers, Transformers, Tortugas Ninja… ese tipo de series que tanto éxito cosecharon en su día.

No se trata del argumento más profundo del mundo (ni lo pretende), pero los numerosos detalles y el estilo desenfadado hacen de la historia un pequeño placer muy disfrutable.

La jugabilidad es el punto fuerte del juego. Se trata de un JRPG. No obstante, no tendremos los clásicos comandos de ataque, objetos, defensa, etc. sino que habrá un ataque básico, un comando para aumentar la fuerza del siguiente ataque (gastando para ello Puntos de Magia) y una selección de 5 ataques especiales que suponen nuestro equipamiento. La mayoría de los comandos, incluyendo la carga de poder como el puñetazo base, se realizan mediante un minijuego, que puede suponer tanto si el ataque tiene éxito como si se aumenta su poder. Esto hace que los combates sean divertidos, poco repetitivos y que haya que estar atentos al juego en todo momento.
La defensa también es activa, de manera que tendremos que pulsar el botón A justo antes de recibir el golpe para reducir el daño recibido o, incluso, devolver el golpe.

Tendremos ataques diversos

Por otra parte, antes de empezar el combate podremos activar hasta un total de 5 poderes, también mediante un minijuego, que nos darán ventajas a lo largo de la batalla.

Fuera del combate ya se convierte en un RPG de los de siempre. Mapas con NPC por los que moverte, algún Puzzle (excesivamente fáciles), diversas y absurdas misiones secundarias y poco más. Por suerte hay combates de sobra mientras avanzas por la historia.

Hay que rascar las pegatinas. ¡Huelen!

En cuanto a su dificultad, es un juego con extraños picos de aumento de dificultad. Me he encontrado con zonas en las que me paseaba a mi antojo derrotando a enemigos sin despeinarme para, de repente, encontrarme un nuevo enemigo que me derrota sin compasión. Son ocasiones puntuales, de las que acabas saliendo adelante encontrando una buena estrategia, pero da una sensación de desequilibro cuando, de pronto, tienes que repetir una batalla numerosas veces contra un enemigo común.
Algunas veces, también, hay grupos de enemigos que, por su combinación, pueden hacerte pasar malos ratos (hola, soldados de HOOD que te bajan la precisión antes de que puedas prepararte).

Técnicamente hablando el juego es algo pobre. Los gráficos combinan 3D para los escenarios y algunas animaciones y Sprites Pixel Art para los personajes y el resto de efectos. Ninguno de los dos estilos destaca por su calidad e incluso los menús son básicos y poco agraciados. Aun teniendo en cuenta que se trata de un juego que salió en 2012 para móviles, el apartado artístico podría ser mejor, o al menos más coherente (encontramos personajes con píxeles enormes en el mismo lugar en el que hay un dibujo de alta resolución en el suelo del instituto, por ejemplo).

Los gráficos son incoherentes

La música por su parte cumple la función. El estilo es adecuado para la actitud del juego y su historia, semejante a las músicas de los programas de televisión del estilo.
Mención especial a que el juego aprovecha las capacidades táctiles de la consola, y el momento de “rascar” las pegatinas al principio de los combates es mucho mejor en modo portátil gracias a esto.

La historia principal del juego dura entre cinco y diez horas, divididas entre 5 episodios de campaña, que podremos jugar en cualquier orden con el mismo personaje (sí, con los objetos conseguidos a lo largo del juego) y rejugarlos para completarlos al 100%. Además, y a diferencia de la mayoría de RPGs del mercado, Saturday Morning RPG nos ofrece otros dos modos de juego con el que poder aumentar su duración: Endless y Arena. El primero consiste en lucha contra oleadas de enemigos, hasta que aguantes. El segundo es un duelo contra enemigos específicos pero poderosos. El juego incluye además una lista de Trofeos que los jugadores de Switch podemos agradecer ya que la consola carece, a día de hoy, de ese sistema.

El cuaderno nos sirve de menú

 

CONCLUSIÓN

Saturday Morning RPG es un videojuego muy disfrutable cuyo apartado técnico podría haber sido mejor. La historia es divertida y llena de referencias a los años ochenta que harán las delicias para aquellos que conozcan la fuente, pero quizá haga la experiencia un poco más aburrida para los que no sepan de qué va la broma.Pero incluso si los gráficos te parecen algo feos, la jugabilidad hace que merezca la pena jugarlo, y al fin y al cabo, un videojuego tiene que ser divertido.

Tenéis el juego disponible en digital por 7.99€ y se espera una edición física pronto.

¡Te vas a enterar, Comandante HOOD!

Puntos a favor

  • Jugabilidad hilarante
  • Los detalles de los 80
  • El argumento, muy divertido

Puntos en contra

  • Gráficos incoherentes
  • A veces se vuelve extrañamente difícil
Satisfacción (Personal)
Muy buena
Satisfacción (Como juego)
Buena

STARDEW VALLEY – ANÁLISIS

¿Crees que con Farmville habías visto todo lo que da de sí una granja?
Stardew valley va más allá y es una perfecta unión entre Minecraft, Farmville, Los Sims, Animal crossing y Harvest Moon.

STARDEW VALLEY

 

¿Qué es Stardew Valley? Muchos diréis algo así como un simulador de granja parecido al que había hace tiempo en Facebook, llamado Farmville. Pues he de deciros que acabáis de cometer vuestro primer error con el juego.

Stardew valley va más allá y es una perfecta unión entre Minecraft, Farmville, Los Sims, Animal crossing y Harvest Moon. 

Para empezar, el juego nos permite modificar el personaje desde su sexo, tipo y color de cabello, color de ojos en incluso las rops que queremos llevar. También se nos otorga el poder de elegir el nombre de nuestra granja y si queremos tener una mascota, bien sea un perro o un gato, y el nombre de éste, por supuesto. Luego se nos muestran 5 tipos diferentes de granjas, cada una de ellas con una mecánica diferente. La granja estándar se basa en la agricultura, la granja forestal en la recolección, la granja fluvial en la pesca (para mi gusto la menos recomendable, debido a que la pesca es lo más complicado del juego), la granja minera en la minería y por último la granja salvaje, con el combate como núcleo. Esta última me recuerda mucho al modo supervivencia de Minecraft, ya que por la noche aparecen murciélagos y otras criaturas hostiles.

  

Menú de personalización

El juego empieza de manera muy dramática, ya que tu abuelo muere y te entrega un regalo, el cual te pide que no lo abras hasta que no sientas que tu vida en la ciudad es una especie de cárcel. Pasan los años, y vemos al personaje dentro de su rutina diaria, concretamente en su trabajo. En un momento decide que está harto de ser esclavo de esa vida y decide abrir el regalo. El regalo resulta ser la propiedad de la granja familiar. Como presentación me parece un buen inicio que nos guía hasta nuestro destino, pueblo Pelicano.

La carencia de tutorial se nota, y puede provocar que llegue un momento en el que decidamos hacer borrón y cuenta nueva, aunque es posible que ni aun así logremos dominar el juego al 60%. El juego te ofrece un sinfín de posibilidades. Además, el terreno de la propia granja es de un tamaño bastante aceptable y permite al jugador organizar la granja a su conveniencia.

Las cuatro estaciones en la granja

Cuando llegas a tu granja lo primero que ves es un terreno lleno de troncos, piedras y hierba. Ahí es cuando piensas “madre mía”, y llega el primer error de novato, el cual consiste en ir a por todas a eliminar basura. En poco tiempo se te acaba la energía, y si no paras te puedes llegar a marear. El primer día no pasa nada ya que no cuentas con nada que perder, pero cuando empiezas a tener cosas los aldeanos te robarán dinero y  3 objetos de la mochila. Como consejo personal recomiendo talar árboles, crear algún que otro baúl con la madera que tengamos (a lo Minecraft) y vender la sobrante, ya que al principio vamos a necesitar mucho cash para poder avanzar debidamente.

El juego no solo es la granja, hemos de saber que el juego se desarrolla en un pueblo llamado Pelicano, que he mencionado anteriormente, que cuenta con dos granjas: la tuya y la granja donde compramos animales; una ferretería y una carpintería, que nos venderán mejoras para herramientas, edificios, etc; un salón recreativo en el que podremos jugar a distintos minijuegos; un museo y una biblioteca a los cuales podremos donar distintos objetos y una profunda mina que nos permitirá explorar su sorprendente cantidad de 120 niveles. Contamos además con el alcalde, que es quien te da la bienvenida al llegar al pueblo. Como curiosidad, Pelicano tiene dos comercios, uno que es la típica tienda de pueblo y otro que es una multinacional llamada Mercajoja (no se si soy la única a quien le recuerda a cierta cadena Valenciana). Dependiendo de tus decisiones ocurrirán distintos acontecimientos con dichos negocios. Las decisiones están marcadas por el propio Mercajoja o por el centro social, un edificio en ruinas con unos simpáticos espíritus que te piden objetos a cambio de renovar el pueblo y el edificio. Este reto no es para nada fácil y te llevará unos cuantos años (dentro del juego, no os preocupéis).

Mapa de pueblo Pelicano

Los aldeanos están divididos en dos clases: aquellos que tienen opción a casarse y aquellos que no. Algo curioso y que me ha parecido bastante bien tras lo que pasó, por ejemplo, con Tomodachi Life, es que el juego permite las relaciones homosexuales, así que podremos conquistar a cualquier aldeano que sea soltero con total libertad.

Aquellos solter@s con opción de casarse son Alex, Elliot, Harvey, Sam, Sebastian, Abigail, Leah, Maru y Penny.    

   

Sin opción de casarse: Caroline, Clint, Demetrius, Dwarf, Emily, Evelyn, Gorge, Gus, Jas, Jodi, Kent, Krobus, Lewis, Linus, Marnie, Pam, Pierre, Robin, Sandy, Shane, Vincent, Willy y Mago.

Otros personajes notables son Bouncer, Gil, Governador, Abuelo, Gunther, Marlon, Morris, Mr.Qi.

Cada personaje tiene un trasfondo e historia diferentes, por lo que para poderlos conquistar o establecer amistad con ellos (esto ultimo será necesario para algunas misiones) deberemos hablar cada día con ellos y darles obsequios. Cada uno tiene sus gustos, y si regalas algo que no les gusta bajará su nivel de amistad contigo (lo cual me recuerda mucho a Los Sims).

Como resumen, se podría decir que este juego es de esos que te enganchan y no paras hasta aburrirte. Desde mi experiencia he de decir que lo adquirí de salida para Switch y en diez días había jugado 50 horas en las que me podido casar, bajar los 120 niveles de la mina, donar 51 objetos al museo, completar dos misiones del centro cívico y tener una granja algo equipada. Aún me queda mucho que hacer e incluso explorar nuevas zonas, como el desierto o las cloacas y encontrar la casa de la bruja, que aún no me es accesible.

Es un juego totalmente recomendable que encontraremos en la eshop a 14€, un precio bastante asequible. Creo que no deberíais perder una oportunidad como esta, llena de cosas que hacer, misiones que completar y una vida que labrarte en tu propia granja

Puntos a favor

  • Historias corales
  • Sensación de libertad y tranquilidad

Puntos en contra

  • Falta de tutorial
  • Puede volverse repetitivo
Satisfacción (Personal)
Total
Satisfacción (Como juego)
Excelente